miércoles, 5 de octubre de 2011

domingo, 25 de septiembre de 2011

domingo, 28 de agosto de 2011

Actos de la Asociación de Mujeres




Fiestas de San Roque 2011

Animo a todos los amigos de Diego Álvaro a enviar fotos de las Fiestas de San Roque.







lunes, 9 de mayo de 2011

Río agudín

La primavera en curso

Pulsa el bótón de pausa de la música, el sonido del vídeo es también una gran sinfonía.

video 
 Transparencias

No sirve desde la orilla
buscar la imagen perpetua
si ya no es el mismo río
y el agua que viene es nueva.

© M. T. Sánchez
 

martes, 15 de marzo de 2011

Símbolo en las fachadas de las casas

Este símbolo se puede ver aún en las fachadas de  algunas casas viejas del pueblo. Se trata de una estela discoidal, de un  “Lauburu”  representativo de la cultura vasca,  presente en  monumentos funerarios y  en los frontales de las casas. Seguramente fueron los vascos, repobladores junto a otros pueblos del norte,  quienes lo trajeron  hasta nuestra  tierra. Se cree, en principio,  originario de los Celtas pues es muy común en toda Europa,  con algunas variaciones.

El “lábaro” cántabro, de brazos rectilíneos, muy discutido con el Lauburu en antigüedad y procedencia, es otra variante del mismo símbolo, la cruz gamada (formada por cuatro letras “gamma”) o esvástica, que asimilaron los nazis en su simbología. Sin embargo, a pesar de la fuerte representación que ha tenido en los pueblos antes citados, su origen es antiquísimo. 

El significado de  “esvástica”, procede del sánscrito  (lengua madre de la india) donde aparece en multitud de grabados.  Pero también se han hallado esvásticas de distintas formas en muchos lugares del mundo: Portugal,  Mesopotamia,  Palestina, en diversas islas del Pacífico,  América del norte, Central y Sudamérica y China; en Italia, donde recibe el nombre de “Rosa Camuna”  y donde se encontró grabada sobre piedra 92 veces en el llamado “Valle Camónica”…

La mayor parte de las teorías coinciden  en que, posiblemente, proceda de antiguo ritual solar o cósmico.  Por ello, sus “hojas” están orientadas, a menudo, en dirección este, oeste, de la salida, a la puesta del sol. Según la tradición,  en esta posición es un signo de buen augurio y en el contrario de mal augurio. El propósito de dibujarlo en las fachadas de las casas era el de proteger la vivienda y a sus moradores de posibles maleficios.